Despedida por Mauro Libertella

Mi hermana apoya las flores en el cajón, y retrocede dos pasos. Con un modesto contacto visual, el sepulturero empieza a arrojar las primeras paladas de tierra sobre el cajón. Yo me acerco y me ofrece la pala. Tiro unas paladas, ayudándolo a ir.


"Mi libro enterrado", Mauro Libertella

Archivo del blog

Páginas vistas en total