*Puesto que yo estaba casado y Marilyn  apenas podía salir del hotel sin que la asaltaran los fotógrafos, pasábamos mucho tiempo solos, sumidos en conversaciones mucho más largas de las que habríamos tenido de poder movernos libremente, en medio de las distracciones habituales. Mientras contemplábamos por la noche la ciudad...


*
Arthur Miller - Vueltas al tiempo

Archivo del blog

Páginas vistas en total