Obesidad literaria, por Lewis Carroll

...Me pregunto si existe algo parecido a una MENTE OBESA. Realmente creo haber conocido a uno o dos de ellos; mentes que tendrían dificultades en mantener el mínimo trote en una conversación, que no podrían saltar una valla lógica ni aunque se les fuera la vida en ello, que se atascan rápidamente en estrechos argumentos y que, en resumen, no están en condiciones de hacer otra cosa que no sea andar dificultosamente por el mundo...*


*de Alimentar la mente.

Archivo del blog

Páginas vistas en total