recordatorio

Miró a Merrill, enfrente, con una chaqueta de color burdeos sobre una falda púrpura. En la solapa lucía un broche dorado que por su tamaño podría haber sido una estatuilla. A su pelo, corto y de un indefinido y vivo color paja, no parecía importarle lo poco natural que resultaba; se limitada a decir: “Es para recordarte que en otro tiempo fui rubio, más o menos rubio, en cualquier caso”.
*
La de cosas que sabes – Julian Barnes

Archivo del blog

Páginas vistas en total