EXTRACCIÓN por Lucía Puenzo

Le apretó la muñeca como si quisiera asfixiarla. Lilith pensó que había algo hambriento en su mirada, algo que le hizo pensar en los cuentos de vampiros. Pero aunque le dolía no le pidió que la soltara.

*
de Wakolda.

Archivo del blog

Páginas vistas en total