Ir al contenido principal
Desnuda en una cama
tatuada en silencio
oscurecida por el roce de las sábanas,
la serpiente se muerde los pies
y avanza reptando
por la piel que despacio se desgaja
al fuego de la hoguera.

Comentarios

Seguidores

Páginas vistas en total