...Yo podía suponer que acaso ésa era una simple desaparición mágica y que mi querido amigo volvería a encontrarme aquí o allá, pero el viento que soplaba con furia en mi corazón me decía que acababa de sufrir mi primera muerte...

BILEMBAMBUDÍN- Elsa Bornemann

Archivo del blog

Páginas vistas en total